Skip to content

1 junio, 2004

1

YO SOY EL VERDADERAMENTE IMPORTANTE

Ese curioso y contradictorio personaje llamado Nasrudín visitó en una ocasión la India. Acostumbraba a visitar los lugares sagrados, y un atardecer varios de los devotos comenzaron a charlar con él y le preguntaron por su mujer.

– Se ha quedado en casa – repuso Nasrudín -. He venido sin ella a la India, a visitar los lugares más sagrados.

– ¿Qué hace ella? – le preguntaron.

– Cosas sin importancia – repuso el peregrino -. Ella se encarga de hacer las tareas del hogar; cuida a los hijos, les ayuda con sus lecciones y les da la educación pertinente; va al mercado y compra los alimentos; cuando hay que hacer reparaciones, las hace, y cuando hay que repintar las paredes, también lo hace; saca agua del pozo y se encarga de la huerta; también atiende a mi anciana madre y, a veces, va a casa de sus familiares a echarles una mano.

– ¿Y tu qué haces? – le preguntaron intrigados a Nasrudín.

– ¡Ah, amigos, yo soy el verdaderamente importante! Yo soy el que investiga si Dios existe o no.

El Maestro dice: El yoga más elevado es efectuar con eficacia y ecuanimidad las actividades cotidianas. Perderse en abstracciones es tomar la senda equivocada.

1 Comentario Dejá tu comentario
  1. Matias
    Ago 7 2014

    Muchas gracias por éste y otros cuentos 🙂

    Responder

Compartí tus pensamientos, dejá un comentario.

(required)
(required)

Nota: Está permitido el HTML. Tu dirección de email nunca será publicada a terceros.

Suscribirse a comentarios

*