Skip to content

11 junio, 2015

8

Vacío existencial – Patologías de Vacío

Estamos en la Era del vacío y tenemos patologías consecuentes con él.

Llamamos así a todas las que tienen su origen en el vacío existencial; adicciones, compulsiones (juego, compras), algunas depresiones, trastorno narcisistas. El denominador común a todas ellas es la angustia y la necesidad imperiosa de calmarla, tapándola con objetos, comida, drogas, salidas, movimiento. La cuestión es no detenerse, no pensar. La hiperactividad oculta la soledad extrema en que se vive. Aunque haya gente alrededor, ninguna escucha. Pareciera que nada valiese la pena, excepto satisfacer los deseos más inmediatos. Como no existe un para qué, hay que buscar complacerse en el presente.
La gran pregunta es de qué depende esto, algunos responsabilizan a la publicidad, pero ésta es el medio de una sociedad de consumo que a su vez es consecuencia de otra cosa. A mi entender a principios de siglo XX se puede detectar con lo que Nietzsche llama “La muerte de Dios”, y dan cuenta de ello otros autores como Samuel Beckett en su obra “Esperando a Godot” o en “La tierra baldía” de Eliot. Todas estas obras hablan de la desconexión del hombre con lo sagrado.

Para el filósofo, Dios es el misterio que está más allá de la comprensión y la razón. Es el creador aunque también sea una creación nuestra. Como diría Campbell es el hombre quien le pone las máscaras a esa fuerza superior a la que nosotros le ponemos el nombre de Brahama, Alá, Tao, Dios…, puede ser inmanente o trascendente, o ambas cosas. Lo importante es que el hombre tradicional creaba espacios sagrados para lograr esa conexión. Eso no significa ir a un templo a pedir favores, hacer promesas para recibir ayuda y después decepcionarse si no se logra lo que se pidió; conectarse con lo sagrado es simplemente ser capaz de advertir que hay una fuerza más allá de uno a la que no podemos acceder pero que nos maravilla.

Lo que nos hace humanos es la posibilidad de emocionarnos con la naturaleza, asombrarnos con el misterio de la vida que cambia y a la vez permanece, esa vida que se impone a pesar de todo. No somos mejores que otros animales o que las computadoras porque razonemos, sino por esa capacidad de maravillarnos, de captar el misterio.

Heidegger decía que llegamos demasiado tarde para los dioses y demasiado temprano para el Ser. Entiendo que esta frase significa que necesitamos un poco más de madurez para captar el Ser. Ése que no puede definirse porque al hacerlo lo estamos transformando en un ente (Cosa) . De ahí que la mayoría de las religiones no tengan para él un nombre preciso. Los judíos hablan de los 72 nombres de Dios y los islámicos hablan de 99 . El ser es la esencia de ese que se construye siendo.

Quizás nuestro problema arranque a partir del momento en que comenzamos a cosificar a Dios, no sólo cuando le ponemos un rostro sino cuando lo invocamos como fuente de favores que de no otorgarse, nos hacen dudar de su existencia –“ Si las cosas están como están es porque no existe”.

Dios es misterio, eso que no se puede explicar pero que se hace presente a través de su su obra. Sentirnos parte de un plan Divino, de un orden es suficiente para sentir que la vida tiene un sentido.

Para bajar estos conceptos a la cotidianidad, tomemos por ejemplo el concepto de utilidad. Hoy todo tiene que ser útil, las cosas, nosotros y hasta Dios. ¿Para qué sirve creer? Se preguntan algunos; útiles son las cosas, útiles son los medios, no los fines.

Heidegger decía que el arte era maravillosamente inútil, por eso una obra de arte no se devaluaba, las cosas útiles, en cambio, son las que se convierten en basura. No bien dejan de ser útiles uno las descarta. Ahí es cuando comienza esta era del vacío. Si todo se define por su utilidad, todo es descartable, incluso nosotros la única pregunta que podemos hacernos es ¿Útil para qué? Y la única respuesta pareciera ser: para nada, si después morimos.

También podés leer éste artículo en QMundanos: Los velos del vacío

Leer más de ARTICULOS, OTROS TEMAS
8 Comentarios Dejá tu comentario
  1. María Laura
    Ago 25 2016

    Mi vacío es constante; me pregunto a diario para què sirvo, y siento diariamente que no soy nada, que soy mala persona, que no progresè, no fui profesional, tengo un trabajo que me queda grande y al que detesto, y una pareja maravillosa para la que me siento tóxica y poca cosa… terapias??? hice varias. Pastillas, tomè muchas. Nada me sacó la sensación de vacío, de poca cosa, de mala gente; ninguna terapia me impidió o bloqueó mis constantes y permanentes pensamientos suicidas. Pensamientos que se hicieron actos varias veces y que ni para eso (pese a haberlos planeado minuciosamente) pude tener èxito. Ahora lo único que me impide “desaparecer” es ese miedo a volver a fallar y todo lo que significó eso para mis seres queridos… Así que acà estoy, me morí la vez que decidí matarme. Lo que rescataron, lo que quedó, es lo que la gente que me quiere, quería de mi… completamente diferente a lo que yo querìa para mi misma… y en esta torutuosa “vida de sombie” un ser magnifico que me acompaña y por el que me odio a diario al no poder dejar en libertad… como se cura todo esto???

    Responder
    • María Laura: Tus sentimientos son de una depresión profunda, alguien que no se quiere, que tiene otras expectativas sobre sí misma y está desilusionada de sí. Esto se soluciona con medicación y terapia. Te recomiendo la terapia cognitiva si es que no la hiciste. Trabaja con la manera de mirar las cosas, entre ellas de mirarte a ti.

      Responder
      • Judit
        Ago 26 2016

        Doctora antes sentia la senaciones de vacio y angustia desde nina, luego despues de una sanacion y oraciones, llegue a entender el rechazo en el vientre materno, mi nacimiento traumatico, senti que toda mi vida cambio y como antes todo estaba motivado a ese sentimiento de rechazo, creo que muchas cosas tambien vienen de las emociones de nuestra madre y nuestra concepcion.

        Responder
        • Judith: Creo que es importante el lugar que nos han dado nuestros padres en el mundo, pero luego tenemos que hacernos cargo de nuestras emociones y trabajar con ellas, de lo contrario viviremos como víctimas de lo que nos ocurrió.

          Responder
          • Judit
            Ago 27 2016

            Gracias Doctora por su respuesta si es muy cierto lo de asumir nuestras propias emociones y trabajar en ellas, pero para mi el tema de rechazo y conocer esa emocion negativa fue importante, porque luego dejo de tener el valor que tenia antes, el miedo desaparecio, yo senti que siempre estuvo pero no sabia como reaccionar ante eso, la meditacion me ayudo a verla desde un punto mas impersonal, ya no era la victima porque la reconocia podia trabajar en ese miedo o mirarlo impersonalmente y el miedo perdia valor. No digo que mis padres tengan la culpa de todo quizas ellos atuaron de cierta forma por miedos y limitaciones propias. Pero yo podia hacer algo por mis miedos y liberarlos.

  2. Claudia
    Jun 11 2015

    Hola Graciela, como estas…
    Sigo siempre tus notas…son muy interesantes…

    Te hago una consulta…
    Me gustaria saber por que a veces , y de repente, siento una sensacion de “vacio” casi como un dolor en el pecho….como una profunda tristeza repentina….y de repente se va…. Es algo raro porque no tengo un motivo significativo para ello.
    Tengo 48…sera que tiene que ver con la menopausia??

    Besos …y gracias

    Responder
    • Claudia: Ese vacío puede ser angustia. Cuando hablamos de vacío existencial nos referimos a la persona que no encuentra sentido a nada ni tampoco a su vida. No la que a veces se siente mal, deprimida, o angustiada.

      Responder
      • Claudia
        Jun 22 2015

        Gracias Graciela..!!

        Responder

Compartí tus pensamientos, dejá un comentario.

(required)
(required)

Nota: Está permitido el HTML. Tu dirección de email nunca será publicada a terceros.

Suscribirse a comentarios

*