Skip to content

1 octubre, 2003

182

TRASTORNO DE ANSIEDAD SOCIAL

Fobia Social

La fobia social es uno de los trastornos de ansiedad más comunes. Se manifiesta como miedo al ridículo, a cometer errores, a hacer un “papelón” o a la humillación en situaciones en las que uno está expuesto al juicio de otros o en las cuales uno tiene que actuar. Este temor es mucho más fuerte que la ansiedad normal que experimentan la mayoría de las personas que no son fóbicas en las situaciones sociales o en las que tienen que desempeñarse en público. A menudo es tan fuerte que directamente causa la evasión de la situación, a pesar de que algunas personas que padecen fobia social pueden atravesar la situación en cuestión aunque con una ansiedad considerable. En líneas generales, el miedo es a decir o hacer algo que causará que los otros lo juzguen como ansioso, débil, “loco” o tonto. El miedo en general no guarda proporción con la situación, y es reconocido por la persona que lo padece como excesivo. En el caso de los niños que tienen fobia social, estos no reconocen lo desproporcionado de su miedo.

La más común de las fobias sociales es el miedo a hablar en público. De hecho, es la más común de todas las fobias y puede afectar inclusive a actores, locutores y demás personas cuyos trabajos requieren que realicen presentaciones en público o a estudiantes que tienen que exponer frente a la clase. La fobia a hablar en público afecta a un gran porcentaje de la población y prevalece por igual entre hombres y mujeres.

Otras fobias sociales comunes son las siguientes:

  • Miedo a sonrojarse en público.
  • Miedo a atragantarse o desparramar alimentos al comer en público.
  • Miedo a ser observado en el trabajo.
  • Miedo a utilizar baños públicos.
  • Miedo a escribir o firmar papeles en presencia de terceros.
  • Miedo a las multitudes.
  • Miedo a dar exámenes.

A veces la fobia social es menos específica y se manifiesta como un miedo generalizado a cualquier situación social en la que uno siente que puede ser observado o evaluado. Cuando ese miedo abarca una amplia gama de situaciones sociales (por ejemplo, tener que iniciar una conversación, participar de actividades en grupos pequeños, dirigirse a autoridades, salir con alguien, ir a fiestas, etc.) la condición se conoce como fobia social generalizada.

Si bien las ansiedades sociales son comunes, se diagnostica fobia social cuando la evasión interfiere con el trabajo, con las actividades sociales o con relaciones importantes, y/o cuando causa una angustia considerable. Al igual que en el caso de la agorafobia, los ataques de pánico pueden estar acompañados de fobia social, pero en estos casos el pánico se relaciona más con el miedo al ridículo o al “papelón” que a quedar atrapado u otros temas. También en este caso el pánico sólo surge en conexión con una clase específica de situación social.

Las fobias sociales tienden a desarrollarse. Por lo general se desarrollan en niños tímidos al confrontarse con la presión de los compañeros en el colegio. Es común que estas fobias permanezcan (sin tratamiento) durante la adolescencia y la adultez temprana, sin embargo, su severidad tiende a disminuir con los años. Las últimas investigaciones sugieren que entre un 1,8 y un 3,2 por ciento de la población de los Estados Unidos padece fobia social y su prevalencia es tres veces mayor en hombres que en mujeres.

Uno puede recuperarse de las fobias sociales si se expone gradualmente a la situación que se ha estado evadiendo, primero mediante la imaginación y luego en la vida real. También es fundamental trabajar la seguridad personal y la autoestima, para poder desarrollar la confianza que se necesita para sentirse más cómodo en situaciones en las que hay que actuar frente a un público.

En general, el tratamiento en grupo es el más adecuado para la fobia social. El mejor tratamiento combina la exposición a ámbitos sociales junto con la reestructuración de las creencias erróneas asociadas con la vergüenza y el miedo al rechazo.

Ha habido casos en los que se ha utilizado la medicación para el tratamiento de la fobia social. Los beta-bloqueantes pueden reducir las reacciones fisiológicas asociadas con la ansiedad social, tales como el ritmo cardíaco acelerado, el rubor y la transpiración. Los tranquilizantes leves o antidepresivos inhibidores de la monoaminooxidasa (MAOI), si bien conllevan ciertos riesgos, han demostrado ser eficaces en el tratamiento de ciertos casos específicos de fobia social.

Es el tercer trastorno siquiátrico más común en la población, el primero es la depresión y el 2° el alcoholismo . 1 de cada 8 personas lo sufre – Se cree que está causado combinación de factores biológicos + experiencias de humillación a edad temprana, o poco roce social familiar

Lleva a un deterioro psicosocial significativo

  • Ganan un 15% menos
  • El 18% no logra recibirse
  • El 35% no logra ejerce la profesión

CONSECUENCIAS

  • Baja calidad de vida
  • Bajos logros académicos
  • Dependencia financiera
  • Desempleos
  • Relaciones sociales, laborales y personales de baja calidad

GENERALIZADO

  • Temor a la mayoría de las situaciones sociales
  • Forma más severa e invalidante
  • Afecta a 2/ 3 población

NO GENERALIZADO

  • Temor a algunas situaciones sociales
  • Temor en una situación de desempeño

SÍNTOMAS
Temores a comer, hablar , escribir, temblar, ruborizarse, hacer cosas en presencia de otros

COGNITIVOS
Temor a sentirse avergonzado o humillado

FÍSICOS

  • Taquicardia
  • Temblor
  • Enrojecimiento facial
  • Sudoración
  • Malestar abdominal

CONDUCTAS
Evitación

PRINCIPALES PATRONES DEL TAS

  • Atención autoenfocada ( se miran u critican a sí mismos)
  • Autoevaluación negativa
  • Síntomas somáticos
  • Ansiedad anticipatoria
  • Evitación y huida de situaciones interpersonales
  • Alteraciones de comportamiento
  • Déficit de habilidades sociales

PENSAMIENTOS FRECUENTES

  • Voy a actuar como un tonto
  • Voy a balbucear y decir tonterías
  • Soy aburrido
  • Lo que tengo que decir a ninguno le importa
  • Soy poco interesante o atractivo
  • Todos notarán que estoy nervioso y se burlarán de mi

CREENCIAS SUBYACENTES

  • Las situaciones sociales son peligrosas
  • Toda cuestión social debería salir perfecta
  • La persona carece de condiciones


TEMORES

Vergüenza – humillación – rechazo – No ser considerado

TRATAMIENTO DE LA FOBIA SOCIAL

  • Aprendizaje de habilidades sociales
  • Exposición
  • Control de ansiedad incluida la relajación
  • Técnicas de reprogramación cognitiva ( trabajar con sistema de creencias)

Leer más de ARTICULOS, TRASTORNOS