Skip to content

5 febrero, 2014

1

¿Sabés qué es la anuptafobia?

Por Daniela Chueke
Especial para Revista Ohlala! Web
@danielachueke

El temor a perder a tu pareja o a que tu soltería se prolongue por siempre puede llevarte a elegir mal tus compañías, incluso a permanecer en una relación que te hace infeliz.

¿Sos capaz de hacer o soportar cualquier cosa con tal de estar en pareja? ¿Para vos la vida no tiene sentido si no es vivida de a dos? ¿No creés que puedas afrontar determinadas situaciones, como el casamiento de una amiga, el almuerzo semanal con tus padres, las vacaciones o los cumpleaños, si no tenés a tu pareja al lado? Si es así, ¡atenti! Porque si bien es cierto que todas queremos compartir la vida con alguien a quien amar, a veces este deseo choca con la realidad.

Sostener una pareja durante muchos años no significa necesariamente que la cosa funciona bien, acorde con lo que para una represente un buen amor. Contar con alguien en quien confiar, que te brinda y a quien brindás apoyo, te enriquece, te acompaña en tu crecimiento o te complementa.

Para entender mejor de qué estamos hablando, veamos distintas situaciones posibles:

Para ver la nota completa:

Especial para Revista Ohlala! Web

 

Razones para sostener al malo conocido

Según la doctora Graciela Moreschi son muchas las razones por las que las mujeres y también los hombres podemos llegar a prolongar situaciones de pareja que no fluyen o meternos en relaciones con personas que nos hacen sufrir. ¿Querés descubrir si algo de esto te está pasando? Por ejemplo:

– Tu autoestima es baja: creés que tu valor depende de que alguien te elija.
– Seguís insistiendo, tu paciencia es infinita: ponés las fichas a una relación aunque el otro no responda y estés haciendo todo vos.
-No te animás a cortar: jamás te atreverías a ponerle el fin a una relación frustrante por temor a que la gente – tus padres, amigas, el círculo en el que te movés – te digan que fracasaste o te excluyan si sos soltera.
-Creés que el otro debe y puede cambiar. Hacés esfuerzos desmedidos -le buscás terapeutas, oportunidades de trabajo, cursos, libros, lo anotás en yoga, etc.- para ayudarlo aunque él no puede o no quiere.
-Ponés que todo se justifica por el amor. Y puede que sea cierto, el problemas es que es muy fácil confundir el sentimiento de vacío, de pura atracción sexual, incluso de sufrimiento, con amor.
– Te inventás falsas esperanzas. Cualquier detalle, promesa en el aire, un “tal vez” arrancado bajo presión, es tomado como señal para esperar que la relación funcione.
-Sofocás al otro. Vivís anticipándote a lo que creés que es su deseo para sorprenderlo. Así, al evitar que se produzca la falta, el silencio, la distancia, anulás la posibilidad de que el otro te desee y provocás que termine por rechazarte.
– Incapacidad para disfrutar de una relación tranquila. No te das la oportunidad de conocer mejor a ese tipo con perfil bajo que te elige y manifiesta interés en vos. O vivís exigiendo a tu pareja que sea más lo que se te ocurra para elevar su perfil: que adelgace, que gane más plata, que se vista mejor. Como Groucho Marx, que nunca pertenecería a un club que lo aceptara como socio, vos nunca saldrías con alguien que se fijara en vos -alguna falla debe tener-.
– Obsesión por el amor imposible. Idealizás a quien no te elige, a quien está comprometido con otra persona, o a algún compañero ocasional que nunca manifestó interés por establecer una pareja. Te imponés engancharlo a toda costa.

Para ver la nota completa:

Especial para Revista Ohlala! Web

 

Este tema es muy importante porque cuando hablo de vínculos me refiero tanto a los que se hacen con personas concretas como los que se hacen con la ausencia o falta de esas personas. En estos casos hay guías para trabajar concretamente con el temor, la necesidad de conformar al otro, la dependencia, y muestra qué efectos tiene en el otro y cómo trabajar internamente para superarlo.
En mi libro “Si el otro cambiara” ¿Por qué construimos vínculos que nos atrapan? podrás encontrar, entre otros temas, cómo trabajar internamente para superarlo.

 

1 Comentario Dejá tu comentario
  1. Inés
    Feb 19 2014

    Estoy hasta las manos…los dos últimos items son mios! compro el libro..gracias!

    Responder

Compartí tus pensamientos, dejá un comentario.

(required)
(required)

Nota: Está permitido el HTML. Tu dirección de email nunca será publicada a terceros.

Suscribirse a comentarios

*