Skip to content

10 enero, 2014

37

Odio A Mi Mamá

por Claudia Selser / Clarín MUJER

El enfrentamiento hija-madre forma parte del folklore familiar. Pero a veces, el conflicto puede escaparse de las manos. Antídotos posibles.

“La odio. No saben cuánto la odio, siempre me arruina la vida, hoy tengo una fiesta que va demasiada gente, va a ser la mejor fiesta del mundo y no me quiere dejar ir. De verdad estoy empezando a odiarla, no la soporto y ni la quiero ver, arruina todo, va a acabar con mi vida social. Obviamente soy una adolescente, y no, la verdad es que me porto bastante bien, tengo buenas notas, nunca miento, nunca he hecho nada raro ni he llegado borracha a mi casa. Me parece injusto que no me deje ir, sólo en junio me he perdido 3 fiestas”.

Como este comentario vertido en un foro de adolescentes, el odio a la madre ocupa una buena parte del ciberespacio. Con este nombre hay 3.920.000 sitios en español, y al escribir Y hate my mom, la suma asciende a 111.000.000 sitios de habla anglosajona.

Con sus variados matices, el asunto es casi un folklore familiar ni bien las niñas traspasan la adolescencia. Todo lo que tenía de maravillosa la madre idealizada de la infancia y la pubertad, deviene en su contraparte. Así lo dice Graciela Moreschi, médica psiquiatra y autora de Adolescentes eternos: “Hasta la pubertad los hijos tienen los mismos valores que los padres, pero luego necesitan romper, confrontar, produciendo la sorpresa de los padres con un cambio tan abrupto. Aquí aparece la desidealización, tanto más fuerte cuando más idealizada haya sido la madre durante la niñez.”

Además del camino personal, la imagen de la Madre (así, con mayúsculas y en abstracto) recibe tal nivel de idealización que no deja lugar para poner los matices, los defectos, las ambigüedades que le cabe a cualquier mortal. Y a esto parece deberse a que ya, desde los cuentos infantiles, es necesario inventar a una madre absolutamente mala: la madrastra.

Gisela tiene 20 años, estudia y hace una pasantía afín a su carrera. Vive con sus padres y con un hermano de 16 años y pelea a diario con su mamá: “Yo disiento con ella en muchísimas cosas, no nos parecemos, tenemos visiones de la vida completamente distintas, eso nos hace discutir. El problema es que mi mamá quiere lograr conmigo lo que ella quería cuando tenía mi edad y yo no voy a hacer. Ella anda por los 50 y hay un quiebre de generaciones. Nosotras, a los 20, tenemos otra visión de la vida, tanto de la femineidad como del trabajo, de los hombres y de las relaciones amorosas.” Lo peor, dice Gisela, es que “yo no la puedo admirar en lo que logró en su vida. Yo quiero lograr mucho más que ella, quiero ir más lejos, por eso no voy a seguir el camino que me muestra”.

Graciela Moreschi dice que esta es una situación bastante frecuente en esta época: “Muchas madres dan a sus hijas un doble mandato. Por un lado, ‘No seas como yo, sé como mis sueños’… Pero al mismo tiempo, le dicen: ‘Si no repites mi historia, si te liberas, serás una traidora’. Son madres que impulsan a sus hijas a ser más que ellas, pero están lejos de poder tolerar emocionalmente la angustia permanente de que su hija sea realmente diferente y viva en un mundo alejado del que ella conoce. La idealización viene a ser la contraparte de la envidia.”

El camino a la femineidad

Hasta el fin de su vida Sigmund Freud trató de develar el enigma de la femineidad. En sus últimos trabajos admitió que no lo había logrado y dejó para sus sucesoras la tarea de desentrañarlo.

En esa búsqueda, el creador del Psicoanálisis -cuestionado por el feminismo- dijo que el volverse mujer es un proceso largo y bastante tortuoso, mucho más que el que les toca a los varones para devenir hombres. ¿Por qué? Porque ambos comparten desde el comienzo de sus vidas el mismo objeto de amor: la mamá. Pero mientras que el varón seguirá el recorrido abandonando a la madre por otra mujer (fuera de su familia), la niña debe hacer un doble proceso: en primer lugar, pasar de la madre al padre como objeto de amor, y desde el padre a un hombre que no sea de la familia.

¿Por qué la niña abandona a la madre como objeto de amor en su infancia? Freud es claro al respecto: Dirá que “el amor se resuelve en odio”. Porque un día se da cuenta de que no es “completa” porque no tiene pene. Y también porque no le dio a ella un pene. Más allá de la literalidad de la castración según el psicoanálisis, hay algo del desencanto con respecto a la madre en gran parte de las mujeres. E incluso muchas se sentirán identificadas con una de las frases que suele aprenderse en la Facultad de Psicología: “Una mujer nunca dejará de dialogar viscosamente con esa madre que lleva adentro.”

Tercer personaje

Pero además, en este conflicto entre una mujer joven y una mujer adulta, suele haber un tercer personaje no menor, el padre, que juega también un papel importante, como referente de la disputa, viendo por quién de las dos se inclina. Así lo explica la Graciela Moreschi: “El problema es cuando el padre usa a la hija (o al hijo) para procesar desentendimientos con la madre que no se animaron a plantear. Aprovechan entonces esta competencia para ponerse del lado de la hija, a veces con frases sutiles como: ‘Bueno, pero vos siempre sos tan complicada’ o ‘Hija, ya sabés como es tu mamá’. Si bien esto parece un comentario conciliador, está sugiriendo que la madre está fuera de lugar y que la hija tiene razón, lo que activa la competencia entre la madre despechada y la hija envalentonada.”

Si, en cambio, el padre apoyara incondicionalmente a la madre, aún a riesgo de ser injusto, la hija sentiría bronca pero pondría su objetivo afuera. “Perder en la competencia edípica es lo que salva a un hijo o a una hija. Puede entender que ahí no es su lugar, que tiene que buscar un lugar afuera”, dice Moreschi.

Dos lugares definidos

Otro motivo frecuente de disputas entre madres e hijas es la falta de lugares claros. Así lo explica la terapeuta Nora Chimirri, psicóloga transpersonal, directora del Centro de Terapias Al Uno. “Lo veo cada vez más seguido en el consultorio. “Las mujeres adultas tenemos la presión de ser jóvenes o parecerlo, a como dé lugar, y esto está llegando al punto de que vos ves a una hija adolescente con su mamá y parecen hermanas. Esto genera una situación extraña y confunde mucho a la hija, que ve desdibujada la diferencia generacional. No se trata de algo de orden físico solamente: implica la pérdida del lugar del que contiene.” ¿Cómo contener? “Dándoles a nuestras hijas el lugar que les corresponde, sobre todo en la adolescencia: saber que ellas son más lindas, más inteligentes, más jóvenes de verdad. Aceptar el paso del tiempo implica sabiduría y esto les permite a las hijas salir de la rivalidad (mi mamá no es igual que yo) y sentirse contenidas.”

Poner los roles en el lugar que corresponde permite también poner límites en una edad donde tanto se los necesita. “Ya sabemos que tu hija nunca te va a decir: ‘¡Ay, qué suerte que me pusiste límites! Pero los padres nos tenemos que bancar el enojo de los hijos. Cuando se trata de roles claros y no de autoritarismo -remarca Chimirri-, aunque haya desacuerdo, entre madres e hijas se genera una confianza y una buena comunicación.”

 

 

37 Comentarios Dejá tu comentario
  1. Daniela
    Nov 25 2018

    Hola Dra. Somos tres hermanas y yo la menor de ellas. Mi padre falleció ya hace varios años las tres lo queríamos muchísimo pero no nos sucede lo mismo con nuestra madre. De mi parte siento un rechazo cada vez más profundo hacía ella, no puedo escucharla ni hablar, y hasta tampoco quiero ni darle beso al saludarla. Es muy feo…pero siento que cada vez la quiero menos. Lo más raro…es que a las tres hermanas nos pasa lo mismo….no queremos verla más. Porqué será? Mis hermanas y yo no logramos entenderlo….pero es asi.

    Responder
    • Daniela: No te puedo dar una respuesta, no conozco a ninguno, pero es posible que les de bronca que haya sido ella quien quedó viva. A veces estar junto a un enfermo no es fácil, y la persona que cuida se vuelve dura, no sé si ese fue el caso, no puedo hablar sin conocer pero si creo que deberías hacer terapia, para entender, no quedarte con eso. Nadie pide que la quieras, pero el odio envenena a quien lo siente.

      Responder
  2. Lucy
    Oct 24 2018

    A mi madre le perdí el respeto hace muchos años, cuando aún era adolescente. Es una persona aniñada, insegura, poco seria y nada criteriosa que nunca buscó instruirse. Todo producto del excesivo engreimiento por parte de mi abuelo. Durante mi adolescencia eso generó un profundo vacío, sobre todo cuando cada intento mío de recurrir a ella terminaba en una broma de mal gusto o ella al borde de las lágrimas sin darme una solución tangible ni mucho menos apoyo y cobijo de un adulto hacia un niño. Peor aún cuando mi padre, a pesar de estar presente, por su irresponsabilidad, tampoco me brindaba esa seguridad.

    Ahora que soy adulta y ella anciana, me he ido dando cuenta que nunca la vi como figura materna ni como referente. Que todo lo que he hecho en la vida es para no parecerme a ella. Que amor no le tengo (a diferencia de mi hermana que sí es mucho más cariñosa con ella). Paradójicamente quien se ha tenido que hacer cargo de ella soy yo, vive en mi casa, no le falta nada y si bien le estoy agradecida por haberme ayudado con mis hijos para que mi esposo y yo pudiéramos trabajar de corrido, no siento ningún vinculo afectivo con ella, trato y no me sale nada. No me provoca conversar con ella, ni abrazarla, nada, cero. Cuando se enferma pierdo la paciencia porque se pone como nenita llorona y no colabora y me obliga a hacer el papel de madre dominante (para q se cuide, tome sus remedios o no haga tonterías) , cosa que no soy ni con mis hijos. Cumplo con lo que se espera de mi como hija, para el resto soy el ejemplo pero hay momentos que me siento demasiado culpable de fingir que me importa más allá de como ser humano. Si no estuviera me daría penita talvez, pero también sentiría alivio de tener a uno menos que cuidar (lo mismo me sucedió con mi padre).

    Responder
    • Uno no es responsable de lo que siente, si de lo que hace. No tienes que sentirte culpable para nada, quizás sería bueno que entres a terapia por vos, para no guardar rencor que es una emoción que termina por envenenarnos, pero no porque seas culpable de nada. Estoy haciendo unos videos diarios que salen por face book o Instagram, también están en mi canal de you tube. Poné mi nombre y saldrán las páginas, inclusive en you tube te podes suscribir. Creo que te harán muy bien , no es una terapia pero te ayudará a planterarte y repensar determinadas cosas.

      Responder
  3. Dafne Gaytán
    Sep 19 2018

    Hola, Doctora, mire yo le tengo un profundo odio a mi mamá, y no por lo común de que no me deja salir y esas cosas, en cambio a mí no me gusta salir, tenho 17 años, ella 40, es normal que ella trate de comportarse como adolescente porque si ella así quiere vivir su vida no es asunto mío, el punto es que la odio, hasta mi papá está en desacuerdo con ella ya que le gusta mucho salirse, descuida mucho sus deberes como madre, y es la razón por la que la odio, a ella no le importan mis estudios, no le importa que yo estudié, estoy estudiando la universidad y es más pesado por los trabajos, los cuales tengo que hacer y no me deja dice que primero es la casa y luego los estudios, ella no quiere entender que mi obligación principal son mis estudios, tenia 3 gatitas que mi papá me dejó tener y solo por estar haciendo mis trabajos que tenían una fecha límite de entrega, me las tiro a la basura:( tengo novio ye prohibió las salidas con el, igual por lo mismo.
    A mí no me molesta ayudarle en labores de la casa, porque tengo que enseñarme, pero ella se aprovecha me trata como la sirvienta de la casa y tiene aún la idea de que hombres y mujeres no somos iguales, temgos dos hermanos menores y por ser hombres ellos no harán nada y tengo que hacer todo yo, lavarlos la ropa, hacer la comida, atender a mi papá mientras ella está en el sillón sentada, desde otro punto se ve que estoy tomando el rol como madre pero no lo soy, a mi papá le molesta que mi madre sea así, el sí me ayuda, con la comida con labores de la casa, pero no es justo que mi madre me trate de esas maneras, como la “sirvienta” y que no le importe nada de mí, que me haya quitado mis mascotas solo por atender mis estudios…
    Nunca ah visto por mi, pero si quiere que yo por ella, y la verdad ella no se merece nada de mí , y la verdad lo eh pensado muy bien, y el día que mis padres lleguen a la tercera edad, yo no iré a verlos a los dos, iré solo a ver a mi papá, por qué solo él me apoyo, dió cada esfuerzo para dar el estudio y que yo esté bien, pero ella, con que mi papa pague todo tiene….
    Le comento que mi papá ya sufrió un pequeño infarto por esta situación de mi madre, ella trabaja pero lo que gana no lo aporta en la casa lo gasta para sí misma y ella es la que trae más deudas que mi papá termina pagando….
    Y no veo como carga en mi vida el odiarla porque no por odiarla voy a seguir así siempre…
    La verdad espero que ella se disculpe y sienta ese sentimiento de culpa… Pero de aquí suceda tienen que sacarla de su mente ingonorante… Ya fuimos con varios Psicólogos familiares y mi mamá se hace la víctima que mi papá es quien le pone la carga que yo no le ayudo en nada que ella tiene todo encima, miente, y los psicólogos se dan cuenta y nos piden otra cita, pero mi mamá ya no vuelve a ir, sólo hemos asistido una por psicólogo y nos han pedido más secciones en familia pero no podemos ir la “familia” sin mi madre, sin duda alguna, ELLA es quien está destruyendo a mi familia…..

    Responder
    • Es probable que ella ya no cambie, pero tú tienes derecho a ser feliz, y el resentimiento te lo impedirá. haz tu vida, si puedes mudarte, hazlo, trabaja y hazte independiente. Y si eso no es posible, concéntrate en el estudio, sale a trabajar y está lo menos posible en tu casa, que tu padre te ayude a lograr esa independencia. No dejes que la bronca te esclavice.

      Responder
  4. Ayelen
    Ago 14 2018

    Siento un profundo desprecio hacia ella. Cuando era pequeña, me acuerdo de preguntarme todos los días, para que me tuvo? en la adolescencia aumentó mi resentir, pero a su vez pensaba que en mi vida adulta la relación iba a cambiar, no fue así, haber sido madre bajo el techo de mi madre fue un detonante explosivo que me llevo a tomar valor e irme, ya que tenía un chip en mi cabeza del “no servis para nada” entonces, yo realmente pensaba que sin ella yo no iba a vivir dos minutos, y no queria exponer a mi hija a mi inutilidad. Me fui…..6 años donde me descubri a mi misma, y vi que era capaz de ser otra persona. hoy por un problema grave de salud de ella me tocó volver, a su cuuidado, a compartir el techo, y todo volvio a ser como antes……la diferencia, es que en días como hoy, siento que soy capaz de cualquier cosa. Todos los días es la lucha interna entre prepararle los remedios, o hacerle cita con el medico pero por otro lado rogandole a Dios que se la lleve

    Responder
    • Una cosa es lo que uno piensa y otra la que hace. Más allá de toda la bronca, estás ahí. Si tuvieras recursos o algua otra persona para que se haga cargo sería bueno para las dos, pero si no es así, creo que tienes que diferenciar entre el sentimiento y la acción. Uno a veces no controla lo que siente, pero sí lo que hace.

      Responder
  5. Pamela
    Ago 3 2018

    Doctora buenas tardes.
    Llegue aca xq ya no soporto mas a mi madre.
    Tengo 36 años y una bb de 9 meses. Soy soltera y estoy terminando mi casa al lado de la de ella, q la empece hace años xq me resultaba imposible comprar un lugar propio.
    Tengo trabajo asi q ella cuida a mi bb todo el dia. El hecho es q ddesde siempre me hace la vida imposible. No permite q nadie piense distinto y si es asi discute hasta cansarse (q nunca se cansa)
    Cuestiona cada una de las decisiones q ttomóomo x mi bb y si decido hacerle caso y resulta mal, cuando le hago ver q se equivocó me dice q ella nunca me dijo q lo hiciera.
    Cuanto mas escribo mas me doy cuenta q la odio con el alma y q deseo q se muera de una vez y nos deje en paz. A todo esto no le dije q tengo dos hermanos uno la habla poco, pero pa odia y el otro no la habla directamente. El comun denominador entre nosotros es la forma de vida q lleva, llena de perros, junta porquerias q encuentra en la basura y se viste como una vieja loca.
    Estoy cansada y empiezo a sentirme acorralada como cuando era adolescente, q si no hubiese sido xq me case joven (18 años) probablemente yo estaría muerta ya q lo intente muchas veces pero nunca me decidi del todo a hacerlo xq me parecia injusto mmorir x culpa de ella.
    Le ruego a Dios no ser con mi hija como ella fue conmigo.
    Ayuda doc!!!!!!!

    Responder
    • Creo que necesitas hablar de esto con un terapeuta No es cuestión de hacer lo opuesto porque el rumbo lo determinaría ella, por otra parte sigues dependiendo mucho de ella y esto te causa más bronca. Hay lugares públicos de atención, yo buscaría un espacio terapéutico, no alcanza con un consejo. hay un libro “Si el otro cambiara” que está escrito tipo terapia cognitiva, yo te recomendaría leer los 3 primeros capítulos seguidos y luego ls emciones y conductas con las que te sientas identificada, no ás de una por día y siguiendo todo el recorrido de pensamiento disfuncional y creencia. Es de editorial urano y si bien no reemplaza una terapia , te ayudará mucho.

      Responder
  6. Ivan
    Jul 31 2018

    Buenas. Tengo 14 años, edad complicada diran, siento que no tengo aprecio alguno por mi madre y eso me pone incomodo. Siempre fui educado nunca le falto el respeto y demas pero ella me exige cosas que sabe que no puedo lograr o que tengo dificultad y me lo hecha en la cara. Esto lo vengo arrastrando desde los 7, me ponia castigos por cometer errores, me humillaba frente a mis amigos o los suyos pero siempre que yo me quejaba ella era la víctima. La relación se fue poniendo mas tóxica hasta el día de hoy, todo lo que hago lo hago mal segun ella y mi padre (con el cual me llevo excelente) se nota que esta en descuerdo con lo que hace y sin embargo es como que no se animara a contradecirla. Su argumento mas común es “yo de chica”, y conociéndola perfectamente no la admiro como persona ni por sus logros ya que ella termino sus estudios pero jamas trabajo, y mi padre mantiene la casa con sus estudios basicos. Yo quiero llegar a ser mucho mas que ella pero ella me hace sentir inutil basicamente.
    Gracias por su atención espero que pueda recomendarme algo.

    Responder
    • Ivan , el afecto hay que ganárselo, no basta con lo sanguíneo. Las relaciones familiares son las más complicadas, si ella es tan exigente es porque ve en ti una prolongación de ella y quisiera que fuera como a ella le gusta, pero sos alguien aparte, diferente, tu misión en la vida no es ponerla orgullosa sino vivir y ser feliz. No sientas culpa por lo que sientes. Además lo expresas muy bien. Apóyate en tu padre-

      Responder
  7. Rodrigo
    Jul 27 2018

    ¿Y por qué el artículo solo habla del odio de la hija? ¿Acaso los hijos varones no podemos odiar a nuestra madre también? ¿o eso va en contra el canon freudiano? Yo odié a mi madre desde la adolescencia y cada año fué empeorando. Pero ya veo que el mundo moderno es todo las mujeres, los gays y las minorías. Todo lo que no sea el malvado patriarcado.

    Responder
    • Tenés razón Rodrigo, esto es universal. Es cierto que es más común en las hijas mujeres, como el conflicto entre el padre y el hijo varón, por la competencia que surge del mismo género, pero también puede ser cruzado. Gracias por recordarme mi parcialidad. a veces si no se lo hacen notar desde afuera, uno no se da cuenta.

      Responder
  8. Karla
    Abr 1 2018

    Buenas noches Dra, llegue hasta su foro tratando de conseguir una respuesta, tengo un conflicto muy grande con mi madre, al punto de que pienso que no la soporto, muchas cosas me molestan de ella, vive siempre desde la queja y no hace nada para solucionarlo, critica, nunca tiene buenos comentarios, pienso que es toxica y si se lo digo dice que no es asi, la casa siempre en el peor estado y el tiempo libre lo utiliza para jugar loteria. Separada de mi padre, siempre me hacia malos comentarios de el, durante mi niñez y adolescencia ella tomaba mucho alcohol y a veces yo parecía su mamá… Admito que tampoco he sido buena hija, no he hecho nada para solventar la situación, y me duele porque se que ella tambien sufre por todo esto, siento mucha culpa al tener resentimiento hacia ella porque a pesar de todo y que era madre soltera se esforzó para darme un techo y educación. Vivo con ella y lo que mas quisiera es alejarme pero por el momento me toca vivir bajo su techo, no respeta mis cosas ni mi privacidad, y lo ultimo que me dijo cuando le reclame con respecto a eso, fue que se iba a ahorcar por mi culpa. Honestamente se que si toma esa decisión no sera mi culpa, cada quien es responsable de su propia vida, asi ella me haya otorgado la mía, cosa que es impagable. Le agradecería unas palabras de orientación. Dios la bendiga

    Responder
    • KArla: Muchas veces uno entra en un circulo vicioso de bronca culpa bronca que es imposible deshacer sin la ayuda de alguien. Te recomiendo que lo pidas a un centro público si no tienes ora social, te ayudará a salir de ese circuito. Otra cosa que te puedo recomendar es leer un libro que está en ebook y trabaja las emociones. Ella no va a cambiar pero puedes cambiar tú la apreciación que tienes .Se llaa “Si el otro cambiara” El planteo del libro es que no podemos cambiar la realidad, sólo lo que nosotros hacemos. analiza nuestra conducta y las emociones que nos llevan a ellas, como miedo a la pérdida, necesidad de conformar, celos bronca, resentimiento, culpa, y otros; en el libro trabajo 22 las emociones y las creencias que sostienen estas emociones.
      Te recomiendo leer los primeros 3 capítulos y luego la conducta o la emoción que reconozcas como propia. Síguela a través de los pensamientos y las creencias. De esa forma profundizarás en aquello que te está afectando en ese momento.

      Responder
  9. Belinda
    Feb 26 2018

    Hola Dra. He llegado aquí tratando de entender que me pasa con mi madre no quiero creer que la odio pero a veces lo siento no soporto ni siquiera su voz la cosas que dice me parecen sin importancia, o cualquier cosa nos hace pelear, quisiera alejarme de ella, cosa que no me pasa con mi abuela ( su mamá) y mucho menos con mi papá, a él lo quiero muchísimo. No creo que sea mala y no se que hacer para amarla. Ojalá pudiera ayudarme a entender.

    Responder
    • Belinda: Esto no es un tema baladí que puede resolverse con una consulta por mail. Deberías hacer terapia, no te digo que sea grave, pero la relación con la madre tiene mucho que ver con tu feminidad, me parece que vale la pena intentar comprender. No te obligues a sentir lo que no sientes porque no te saldrá.

      Responder
  10. Valentina
    Jul 24 2017

    Hola doctora, tengo 17 y siento un profundo odio por mi madre, no vivo con ella desde hace dos años, pero siempre que voy a visitarla discutimos. Hace unos dias me mando un mensaje de texto diciendo que se iba a suicidar porque estaba triste, sólo para hacerme sentir mal por no quererla. La odio pero nunca se lo demuestro, ya no sé que hacer, quiero sacarla de mi vida. Desde los diez años me ha hecho sufrir, hacía cosas que me dañaban y luego me pedía disculpas, pero ya llegó mi límite, la quiero fuera de mi vida, como si no la hubiera conocido. ¿Debería ir al psicólogo?

    Responder
    • Sí Valentina, deberías ir , no por no quererla en tu vida sino porque el odio ata más que el amor. Si no lo trabajas, llevarás esa carga siempre. No porque sea tu madre tienes que quererla, eso está claro y puedes desear no verla, eso está bien, pero hay que hacerlo de manera que a tí no te ate como carga.

      Responder
  11. MARU
    May 18 2017

    Dra. Confieso que me obligo a visitar a mi madre, que hay ocasiones en que la detesto. Ya tengo 45 años y día a día evidenció que la mujer que me dio la vida es una mitoma… Desde que tengo uso de razón me ha tocado escucharla hablar y observar que no tiene coherencia, una cosa es la que habla y otra la que hace. Miente al descaro, se inventa realidades alternas.
    Mi hermana mayor se suicido a sus 46 años (odiaba a nuestra madre) y el día del entierro nos toco caminar para buscar la tumba de mi papá (allí la enterraríamos) y ella lo único que estaba pendiente era, que no le había salido su programación (incinerar a mi hermana) ya estaba hablando con el señor del cementerio para comprar un terrenito de lo más patético y de paso no le quería poner el nombre de su hija. Ese día le reclame al llegar a su casa (nunca nos ha reconocido derechos los bienes adquirido, heredados tras el asesinato de mi padre, así que las hermanita … no tenemos casa). Y armo todo un teatro, aparento estar dormida (evadiendo mi conversación) y yo igual, le seguía hablando y le reclamaba que hasta cuando ella iba a comportarse así, que ya basta de tantas mentiras que aceptara la verdad y dejara de mentir; que siempre nos ridiculizaba y era por eso que hablaban de nosotros..
    Evadió hasta convertir mi reclamo en una discusión, ese día me moleste y me fui a la calle, con la intensión de irme para donde vivo actualmente, cosa que no se puedo, ya que no había transporte. Me devolví a la casa y no le hable hasta el otro día. Que hablamos, ella como si no había pasado nada (mi pareja fue a la casa de mi mamá y ella le conto una versión totalmente distinta a lo que había pasado)
    Me toco explicarle. Llore de dolor y a la vez de ira y en muchas oportunidades pensarla y recordar la niñez que nos dio a mi hermana y a mí duele. Ella (mi madre) es pre-juiciosa, chismosa, su casa siempre esta como casa de loco, sucia, el arrume corotos y criticona.
    Yo salí embaraza era una cabra (ya tengo pareja estable) eso la avergonzó a tal punto que hasta la fecha dice que mi hijo es su hijo, mi hermana menor le dice hermano a mí, mi sobrino me dice mama; yo ya le he plantea a mi hijo que no entendía lo de mi hermana o sea su tía, porque cuando yo lo parí ya ella era una adolescente. Ya el es un adulto joven y persiste todo ese panorama y yo he optado por alejarme. No soporto tanta estupidez.
    Y de paso en los últimos años que yo he bombardeado a preguntas a la señora que me dio la vida, bien sea por lo que nos ha hecho ella se altera, grita, ofende y hasta miente (de niñas nos maltrato mucho), llegamos a ser para ella, unas adolescentes rebeldes. No tuvimos una vida como el común todo era una desconfianza (vive con su cuarto cerrado) yo estando de joven a mi madre un día se le olvido y no dejo el cuarto cerrado, sentí curiosidad y entre encontré ropa intima mía, se la saque de su cuarto nunca me dijo nada.
    Hasta ahora perdí la cuenta de las mentiras que ha dicha y de las cosas malas que he descubierto de ella y me decepciono, me da pena y quiero ser una persona normal. SIEMPRE LE PIDO A DIOS QUE ME DE UN CORAZÖN SANO PARA AMaR!!!
    Dra. ¿Qué más puedo hacer? Cada día la detesto más… Me obligo a visitarla, a responderle el teléfono. Es difícil. Disimulo frente a mi hijo (No quiero que mi hijo arrastre nada negativo). Mi familia y hasta mi hermana que era la mayor (la que se suicido) para que ella superara ese odio; yo le decía siempre ella (mi mama) no se merece que sufras y mucho menos destruyas tu vida y mi hermana no lo supero. Esta situación me agota, ella me agota. La veo y veo que está enferma y no busca ayuda. Y le pregunte: ¿madre que debo creer si dices que no estás loca…? ¿Que eres mala?
    Y como todas nuestras discusiones y conversaciones estériles… Todo sigue igual de peor. Yo le di las gracias por informarme de su situación y que estuviera clara que no le aceptaba sus mentiras, que dejara de calumniarme de inventar cosas para sólo quedar bien y que buscara ayuda de urgencia!

    Responder
    • No puedes obligarte a amar a alguien, como mucho perdonarla. Perdonar es entender que tiene una discapacidad para los afectos, una persona incompleta que paga por su discapacidad, ella no ama ni es amada , siquiera por sus más cercanos. No hace falta más, el odio te ata a ella. El odio tiene que ver con tus expectativas. Crees que debería haber sido diferente. Sería bueno que lo hubiera sido, pero no lo es. Esto te obligó a crecer solay lo hiciste bien. No te exijas lo que no puedes, y no tienes por qué ir a visitarla si no quieres, basta con que te hagas cargo de no abandonarla a su vejez.

      Responder
      • MARU
        May 18 2017

        Gracias Dra. Graciela, por su pronta respuesta; Dra. Yo no quiero odios en mi corazón, no acepto el odio en mi corazón, y quiero sanar completamente en reiteradas ocasiones le he dicho a mi madre que la perdono y que me perdone por todo lo malo que he hecho, y que sea lo que sea la amo, no la adoro, y si la quiero por ser el ser que medio la vida, y que estoy clara que no se viene con un manual en la panza y nos equivocamos, que ya busque ayude, que ya basta , que no aguanto más esa situación. Pero ella con su locura, me superan y no tolero su comportamiento.

        Decidí dejar un tiempo sin ir sin verla… estoy agotada y de mal humor. Y mi hijo siempre me pregunta como esta ella y que este pendiente.

        Responder
  12. Analia
    Ago 2 2016

    Hola Graciela!hace un año que siento un rechazado tremendo hacia mi madre, siento q ya no soporto q este en mi mismo metro cuadrado. No soporta q este proyectando mi vida con novio, irnos a vivir juntos. Soy estudiante de universidad, cuando me va bien me ” viste q te pones mal al pedo, sos una boluda” y cuando me va mal deja de pelotudear y ponete, siendo que me desvivo por facultad. Absolutamente todo me crítica y de mala manera hacia mi y a mi hna hace exactamente lo mismo y no le dice nada. La verdad que me siento muy cansada y la quiero mandar bien a la m…

    Responder
    • Quizás sea bueno que le pongas un límite. DE todos modos creo que estaría bueno que tú trates de trabajar los sentimientos que ella te despierta. A veces uno cree que es sólo el otro, pero si nos enganchamos por algo es, y como no podemos hacer nada para que el otro cambie, nos viene bien trabajar con nuestras emociones negativas: Bronca, frustración, indignación, injusticia, impotencia, irritación, angustia, resentimiento. Todas estas están en el libro “si el otro cambiara” hay ejercicios para hacer con cada una. Es un libro sobre vínculos, de cualquier tipo, fraternal, pareja, madre – hijo, amigos o laborales. Te recomiendo leer los 3 primeros capítulos y luego sólo una emoción o conducta por día, pero profundizando en el pensamiento disfuncional que corresponda a cada una.

      Responder
      • anali
        Ago 3 2016

        muchisimas gracias graciela! voy a poner en practica cada uno de tus consejos!. saludos

        Responder
  13. delia flores
    Feb 27 2016

    Buenas Tardes tengo tres hijas , 19,17 y 12 años, hace unos días tuve una discución muy fuerte con la mayor de mis hijas, donde me dijo el odio que sentía por mi, por todo lo que ha pasado, pasamos muchas cosas feas pero siempre acompañándola…pero esa noche me dijo que no me soportaba, que nunca quiso que yo estuviera acompañándola, que no soportaba mi presencia, ese momento solo que el mundo se derrumbaba, que mi único pecado es amarla mucho, pero su mirada parecía quererme traspasar, hoy me ignora por completo y lamentablemente ,no cuento con el apoyo del padre, me dice que la deje pero ya no .Saludos muchas gracias

    Responder
    • DElia: entiendo que es muy duro lo que has vivido. Las adolescentes muchas veces pasan por crisis durísimas , sobre todo con su madre, no obstante no hay que minimizarlo. si ella está así, es porque algo está actuando de la familia. Creo que deberías hablar con tu esposo. Su actitud no ayuda en lo más mínimo, más bien la exacerba. quien calla otorga. Te recomiendo a vos y tu marido que lean “Si el otro cambiara” es un libro de vínculos, les servirá para analizar las conductas que tienen con ella y entre ustedes. El debería leer invalidación. Es lo que está haciendo.

      Responder
  14. quiero felicitarte dr. graciela por tan buen post, quisiera que me ayudaras, tengo un hijo de 14 años, una edad complicada, es un buen chico pero cuando trato de corregirlo me odia por completo, no entiende que como madre trato de enseñarle para que tenga una vida mejor, que hago para que me entienda?- que clase de castigo debo tener con el par que comprenda la situación? Saludos y muchas gracias.

    Responder
    • Muchas veces pasa eso con los adolescentes, y uno debe tener claro que lo hace por su bien, no para que lo quieran. Luego entenderá. Ser padres es guiarlos, no hacerse amigos ni ser complacientes para que nos amen.
      No sé si intuyes su bronca o él te la expresa. No puedes permitir que te falte el respeto. que sienta lo que quiera pero no debe hacer acciones irrespetuosas. Sólo en ese caso lo castigas con lo que le gusta, un castigo que debe cumplirse, y que esté directamente relacionado con lo que ha hecho.
      Si no te falta el respeto, si simplemente no cumple o hace mal lo que le asignas, no debería haber castigo, simplemente que lo haga de nuevo hasta que lo logre. Recién ahí podrá hacer lo que desea. Lee límites de esta página.

      Responder
  15. BEATRIZ
    Abr 13 2015

    SOY MADRE DE DOS HIJAS DE 27Y 29 AÑOS
    LAS DOS ME ODIAN. YA NI SIQUIERA ME HABLAN Y ME CULPAN DE TODAS LAS COSAS
    MALAS QUE LE SUCEDEN.
    LA VERDAN NO SE QUE HACER.
    ADONDE RECURRIR.
    GRACIAS ESPERO RESPUESTA

    Responder
    • Beatriz: Poco podemos hacer para que el otro responda o sienta como nosotros queremos. A veces uno tiene que aprender a aceptar que el otro sienta lo que no le gusta, lo importante es que uno se respete y no qiuera conformar al otro como si fuera en realidad culpable de algo, y si lo fuera deberá repararlo. Creo que te vendría muy bien leer “Si el otro cambiara” tiene ejercicios prácticos para trabajar sobre el miedo, la bronca, la impotencia, frustración y todo o que sentís en este momento. También trabaja las conductas de presión, exigencia, y te muestra el efecto que causa en el otro, casi siempre contrario al que esperamos.

      Responder
    • Te aconsejo leer Si el otro ctrata sobe ese tema, El planteo del libro es que no podemos cambiar la realidad, sólo lo que nosotros hacemos. analiza nuestra conducta y las emociones que nos llevan a ellas, como miedo a la pérdida, necesidad de conformar, celos bronca, resentimiento, culpa, y otros; en el libro trabajo 22 las emociones y las creencias que sostienen estas emociones.
      Te recomiendo leer los primeros 3 capítulos y luego sólo la conducta que estés teniendo. Sólo esa, pero andá siguiéndola hasta el final. Cada conducta es provocada por una emoción y esta por un pensamiento disfuncional y una creencia. Es un trabajo para hacer contigo misma. si algo no comprendes luego me vuelves a escribirambiara”

      Responder
  16. fernanda ferreyra
    Jul 23 2014

    Es muy cierto. Lastima q mi inquietud es q mi hija se salio de control. Su vida esta formada a base de mentiras. Mi dialogo es muy bueno,pero igual no se abre hacia a mi. Todo se pone cada vez peor. Empezo hace un largo tiempo a hacer indebidas,q me desesperan y me preocupan demasiado. Sus comentarios me resultan muy interesantes. Desde ya mvuchas gracias.

    Responder
    • Fernanda: hay momentos en que los hijos se ponen rebeldes y están en esa etapa. De todos modos hoy no podrías decir que el diálogo es bueno si están en esa situación. Acabo de escribir un libro, que ahora está agotado pero saldrá en agosto la nueva edición: si el otro cambiara ¿por qué construimos vínculos que nos atrapan? . Creo q te puede ayudar mucho porque trabaja con los sentimientos que nos dispara una relación. qué sentimos, por qué y cómo trabajar esas emociones. Es para trabajar todo tipo de vínculo, no es mi intención venderlo, te lo recomiendo porque creo que te ayudará.

      Responder

Compartí tus pensamientos, dejá un comentario.

(required)
(required)

Nota: Está permitido el HTML. Tu dirección de email nunca será publicada a terceros.

Suscribirse a comentarios

*