Skip to content

3 enero, 2009

1

LA RANA PATEADORA

Érase una vez, una pequeña rana que cayó a un gran cuenco de crema. Incapaz de salir, nuestra pequeña amiga pateaba, pateaba y pateaba hasta que, finalmente, la crema se hizo mantequilla, y logró saltar afuera, y ponerse a salvo.

Nosotros somos la rana. Podemos perder la esperanza cuando nos enfrentamos a desafíos que parecen imposibles, o podemos patear, patear y patear hasta que las maldiciones se conviertan en bendiciones. Ten la seguridad de que el Creador quiere que sobrevivamos a nuestras batallas, conquistemos nuestros demonios, y no importa qué tan oscura sea la vida, siempre hay Luz al final del túnel. Nuestro desafío es mantener nuestra certeza y continuar peleando esta noble lucha.

Sigue pateando. Date cuenta de que hay una solución a lo que sea que amenaza con abrumarte.

1 Comentario Dejá tu comentario
  1. Analdo Bermudez Herretes
    Jun 12 2014

    Excelente!!!! La fantasia y la realidad vuelven a enseñarnos a que van juntas por más increibles que sean.

    Responder

Compartí tus pensamientos, dejá un comentario.

(required)
(required)

Nota: Está permitido el HTML. Tu dirección de email nunca será publicada a terceros.

Suscribirse a comentarios

*