LA PAREJA SIMBIÓTICA

La cultura estimula un ideal simbiotico. ¿Quién no ha crecido con la idea de encontrar su alma gemela, aquella media naranja que lo hiciera sentir completo y felíz?. Esa es pués la imagen de la relación simbiótica. Una relación donde dos personas ocupan el espacio de una. Donde la persona se siente feliz de ser tan solo una mitad.
Somos personas íntegras, con faltas, porque somos humanos y no dioses, y esa completud tan buscada, que dicho sea de paso, no se logra jamás, aunque permanentemente nos esforcemos en lograrla, en todo caso la aproximamos creciendo como personas, y si es en la compañía de otro que está en la misma búsqueda mejor. Porque una pareja es un compañero de camino, otro, no una parte nuestra.
En las parejas simbióticas , el otro no es otro, es parte de uno mismo. Son las parejitas que a los ojos del afuera se ven como tortolitos, inseparables, que hacen todo juntos, y cuyo mayor placer es estar unidos. Lo que suena muy lindo, sino fuera por las graves dificultades que esto acarrea,
Si bien en un principio se unen por lo que tienen en común, rápidamente cada uno completa al otro y le juega el rol que el otro no sabe jugar. De manera que con el tiempo cada uno sobredesarrolla lo que ya sabe, y deja de jugar los roles que le son dificultosos, son lo cual no completa su personalidad y por siempre dependerá del otro.


DESVENTAJAS
-No saben estar solos, son dependientes
-No tienen vida propia
-Carecen de relaciones amistosas y muchas veces ni siquiera dan lugar a su propia familia
-No poseen energía libre para desarrollarse a nivel personal y muchas veces tampoco a nivel laboral
-Hay mayor desarrollo de las capacidades propias, pero aquellos roles que le son dificultosos no los aprenden y terminan con el correr del tiempo asimétricos, descompensados.

CONSEJOS
Aunque el mayor placer es estar con el otro, obligarse a:
-No dejar a los amigos propios, ni tratar de integrarlos a la pareja. (Al menos un día a la semana ver a algún amigo individual)
-Ver a los parientes, al menos una vez al mes individualmente
-Desarrollar actividades donde no esté incluida la pareja.
-No dejar hobies o actividades deportivas por estar con la pareja

CASO CLÍNICO
Se trata de Ana y Jorge, una parejita recién casada con cinco años de noviazgo durante el cual ambos se habían alejado de sus amistades y dejado de hacer actividades en las que no podían incluir al otro. De manera que cuando se casaron, ella ya había dejado la Facultad, y él los cursos de capacitación. Sólo se separaban para trabajar , y porque no podían hacerlo juntos. Lo que trajo a ella a terapia, fue una obligada separación por razones laborales de él. Había sido designado para hacer un curso de capacitación en la empresa, al que antes había renunciado pero en esta oportunidad corría el riesgo de ser despedido. Llegando por este motivo más tarde a su casa y dejándola sola los fines de semana en que debía preparar con otros una monografía. Ella entró en depresión, había perdido su eje y el leiv motiv de su vida . Afortunadamente aún era joven y pudimos trabajar para restablecer áreas que estaba totalmente abandonadas. Lo primero en retomar fueron sus estudios, luego llegaron las amistades, e incluso restableció el vínculo con su propia familia a quienes tenía abandonados.