Skip to content

2 de marzo de 2015

¿Es posible superar las adicciones?

Por: MYRIAM BLOCH
Revista Rumbos Digital

Así como algunos no pueden parar de fumar, otros sienten un deseo irrefrenable de comprar. Entre modas y angustias, hay brechas para el cambio.

No hay semana que pasen por alto ir al shopping. Cada vez que salen vuelven cargados de bolsas y paquetes. Adoran llenar hasta el tope el carrito del supermercado. Compran objetos estrafalarios que ni siquiera saben si alguna vez llegarán a usar.

Cuando todo es consumo, a fin de mes la tarjeta de crédito termina al rojo vivo. Se suceden los planes en cuotas, las financiaciones y hasta el popular “fiado” se transforma en la moneda corriente. Los compradores compulsivos siempre van en busca de las últimas novedades y eligen para sus momentos de ocio lugares donde puedan despuntar su vicio por el gasto. No pueden parar.

Y así, como otras personas caen en la adicción al cigarrillo, al alcohol, o a la comida, ellos sienten una gratificación desmedida por sacar la billetera del bolsillo. De esta forma, logran canalizar sus problemas o angustias, aunque en el fondo se hallan frente a una patología, una adicción.

“Es un mal de esta época. Quienes lo padecen, se ubican entre las adicciones y el trastorno obsesivo compulsivo, vinculados a actividades humanas diversas, a menudo placenteras, no relacionadas con la ingestión de sustancias químicas”, opina el Dr. Enzo Cascardo, director del Centro de Investigaciones Médicas en Ansiedad.

Atrapados con salida
La raíz de este problema nada tiene que ver con la situación económica, con el ascenso social o laboral. “El perfil es de alguien que compra por compulsión, no por elección. Se siente mal y sale a comprar para calmar la angustia, pues se trata de una patología de vacío. De esta forma la persona tapa y se siente bien, aunque sólo sea por unas horas y se meta en problemas muy graves”, explica la psiquiatra Graciela Moreschi.

Leé la nota completa:
Revista Rumbos Digital

Leer más de ARTICULOS