Skip to content

1 abril, 2005

EL AVARO

Un avaro enterró su oro al pie de un árbol que se alzaba en su jardín. Todas las semanas lo desenterraba y lo contemplaba durante horas, pero un buen día llegó un ladrón, desenterró el oro y se lo llevó. Cuando el avaro fue a contemplar su tesoro, todo lo que encontró fue el agujero vacío.

EL hombre comenzó a dar alaridos de dolor, al punto que sus vecinos acudieron corriendo a averiguar qué le ocurría, y cuando lo averiguaron uno de ellos le preguntó : ¿Empleaba usted su oro en algo ?

– No respondió el avaro – lo único que hacía era contemplarlo todas las semanas.

– Bueno, entonces – dijo el vecino – por el mismo precio puede usted seguir viniendo todas las semanas y contemplar el agujero.

Cuando un gorrión hace su nido en el bosque no ocupa más que una -rama, cuando un ciervo apaga su sed en el río no bebe más que lo que cabe en la panza, sólo nosotros acumulamos cosas porque tenemos el corazón vacío.

Compartí tus pensamientos, dejá un comentario.

(required)
(required)

Nota: Está permitido el HTML. Tu dirección de email nunca será publicada a terceros.

Suscribirse a comentarios

*