Skip to content

17 enero, 2014

CAMBIOS EN EL CONCEPTO DE VERDAD A TRAVÉS DEL TIEMPO

Los conceptos cambian cuando la sociedad lo hace y ésta está cambiando a pasos agigantados. Si desde que comenzó el Modernismo nos basamos en una verdad comprobable, hoy además de ésta, que no ha variado en el mundo científico y tecnológico, reaparece con fuerza la verdad que prevalecía en la Antigüedad.

Me refiero a la verdad como revelación, la verdad a la que acceden algunos inspirados, médiums, pitonisas, o los que saben interpretar los signos (cartas, runas, i ching).

¿Pensamiento mágico? Quizás, pero ¿a qué nos referimos cuando hablamos de magia? Tal vez no sea otra cosas que reconocer que hay otra realidad más allá de la concreta, lo fenomelógico  tiene un límite y deja afuera un montón de cosas.

En la Grecia presocrática la verdad era aletheia (desocultamiento). La verdad proposicional que coincide con la realidad es un concepto posterior. Podríamos decir que responde a la república cuando todos tenían derecho a sentarse y discutir.

Sin embargo esa verdad (Aletheia) no ha sido  superada. Es la verdad que está detrás del velo de Maia para los Hindúes, la verdad de la que habla Heráclito, la Verdad revelada de la que hablan las religiones. Es una Verdad que no se puede comprobar , es eso otro que está allí conectándonos con Dios, Alá, el Uno, el Todo , o la Nada según la Fe que tenga la persona.

EL problema está en que esta apertura ha dado lugar a mucho “chanterío”. Cualquiera interpreta los signos o se coloca en el lugar de canal y puede hablar en nombre de Dios o el Destino. Es una Verdad incomprobable, aunque muchas veces fundante. Antiguamente se decía que la palabra era fundante. “Primero fue el verbo” .  En la sociedad siguen habiendo muchas palabras fundantes: Los declaro marido y mujer, por ejemplo. Me pregunto si lo que llamamos profecía autocumplida no es una especie de palabra fundante. El tema es ¿qué funda esta palabra?

En la Antigüedad algunas de las interpretaciones también eran aleatorias. Se dice que el oráculo de Delfos era pronunciado por jóvenes drogadas por las emanaciones que surgían del interior de la tierra. Tal vez la diferencia estaba en que en ese momento había una conexión mayor consigo mismo y una conciencia generalizada en un Ser superior. El mayor pecado era el de hubris. Nadie podía robar el poder de los Dioses. Prometeo fue castigado muy duramente así como lo fue Lucifer en el antiguo Testamento.

El problema actual es que todos disputan el poder, no hay escalafón, todos están en el mismo plano. Pero así como hay gente que cree que usando la palabra como fundante puede cambiar su mundo interno sólo con afirmaciones sin hacer ningún otro tipo de trabajo, hay otros que buscan que no se conforman con fórmulas mágicas pero tampoco con la realidad concreta y en esos buscadores creo que está nuestra esperanza.

 

Compartí tus pensamientos, dejá un comentario.

(required)
(required)

Nota: Está permitido el HTML. Tu dirección de email nunca será publicada a terceros.

Suscribirse a comentarios

*