Skip to content

20 octubre, 2013

Adolescencia, un período sin fecha de caducidad

FARO DE VIGO
DOMINGO, 20 DE OCTUBRE DE 2013
Por AMAIA MAULEÓN
www.farodevigo.es

La niñez se abrevia, la adolescencia se alarga, y en el hogar conviven personas de diferentes edades y responsabilidades pero sin intereses ni hábitos comunes. La OMS se adapta a las nuevas realidades y extiende un periodo que tradicionalmente llegaba a los 19 años hasta los 25. Expertos gallegos analizan las causas de esta situación y advierten de las consecuencias que tiene tanto para los hijos como para sus padres.

La OMS prolonga la etapa adolescente hasta más allá de los 25
años y los expertos avisan de las consecuencias de esta realidad.

GRACIELA MORESCHI ■ Psiquiatra, autora del libro “Adolescentes eternos”

“Los jóvenes eligen darse caprichos y no quieren renunciar a ellos para independizarse”

La psiquiatra Graciela Moreschi es la autora del libro “Adolescentes eternos” (Ed. Paidós), en el que reflexiona sobre las causas y consecuencias de esta adolescencia cada vez más larga. En su opinión, influyen principalmente los valores del postmodernismo.“Vivimos en una sociedad más consumista que capitalista, donde los objetos y las marcas son los que posicionan socialmente; a eso se añade la sexualidad, que antes era uno de los motores de la independencia y hoy se vive sin problemas dentro del hogar familiar”,apunta.

De este modo,destaca que la adolescencia eterna es más habitual en las familias de clase media y alta.“Los jóvenes eligen darse caprichos y no quieren renunciar al nivel de vida que tienen (coche, tecnología cara, salidas, ropa de marca…) a cambio de su independencia. Quieren irse de casa cuando puedan asegurarse todo esto y eso no es fácil en estos tiempos”,destaca.
Esta situación,advierte la psiquiatra,“afecta y mucho”tanto a padres como a hijos:“Los padres se sienten invadidos, incómodos en su propia casa y culpables por las consecuencias que tendría decir “Basta, esta es mi casa”.Y los hijos no pueden encarar compromisos afectivos más sostenidos. El padre que pone un límite es aquel que ayuda a su hijo a volar.
Nota completa en: Faro de Vigo

Descargar la nota: Adolescencia, un periodo sin fecha de caducidad (341)

Compartí tus pensamientos, dejá un comentario.

(required)
(required)

Nota: Está permitido el HTML. Tu dirección de email nunca será publicada a terceros.

Suscribirse a comentarios

*